La ciudad fantasma

(por Manuel Vargas)

Y la ciudad ya no estaba allí.
La ausencia lamía sus calles vacías.

Personas, sonrisas, besos, emociones,
engullidas por el silencio de la noche.

La Piazza della Santa Croce, ciega y triste,
barrida por el blanco viento del tiempo.

Ya sólo queda un enjambre de sombras,
ahogadas en el fondo del Arno.

La desesperanza me oprime el pecho,
en este sublime instante,
de veneno en mi recuerdo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s