Sabueso

(por Aurelio Cazón)

Hace días que perdí el rastro de tu belleza
la evidencia de su paso
el reguero de sangre que doblaba las esquinas.

La bestia que no seré contempla agazapada,
tras la nube de visillos,
el mezquino sacrificio
la mácula párvula en el musgo amanecido.

Regios náufragos sedientos
me interrogan por su dote:
“¿Sabrás lamerte las heridas al amparo de otros Dioses?”

Suero lácteo y flor de azufre.

Bendito conjuro de perro
que me impide maldecirte desde el sur de la memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s