Mil cincuenta y dos piernas

(por Mercedes Paradahttp://mercedesparadadeu.com/)

Miro mis pies que no son nada,

La imagen se desdibuja y marea.

Miro el pelo de enfrente, es largo

y va cayéndose sin que

tenga que recogerlo.

Sigo el río de suelas,

Sé que no me llevarán a casa.

Mi casa no está en la acera,

la guardo lejos con forma de juguete.

Las caras son peces

porque las personas no respiran

aquí abajo.

Y seguimos el río,

comiéndonos los relojes,

riéndonos por dentro,

mordiéndonos las letras.

Persona grande

con mil cincuenta y dos piernas.

 

29 Marzo 2006

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s