Real

(por Jordi Yévenes)

Cuenta que sucedió a caballo de medianoche con calles desiertas, al regazo del cuarto creciente en el corazón. Afirma, sin sonrojarse, que se le paró entre Ramelleres y Vicenç Martorell, al esbozo de un parque a media luz. Dice que les miraba un columpio medio oxidado, su sonrisa de chiquilla, el pelo alborotado y el tiempo detenido. Explica que ella no sabe, o que lo sabe bajito, como un secreto escondido en un bolsillo. Y cuenta que fue aquella noche. Al vaivén de aquel columpio, y de la vida misma, donde se acabó de enamorar perdidamente. Susurra que ahora muere en cada parpadeo, en cada medianoche asustada que busca sus ojos y no los encuentra y piensa que todo puede haber sido un sueño. Explica que ya no necesita nada más, que no se puede decir con palabras. Quiere el corazón parado como el tiempo, la sonrisa de chiquilla y el pelo alborotado deslizándose en sus brazos. Cuenta que fue un dieciséis. Que la quiere. Que es feliz. Y por fin duerme. Y dormido sonríe y sueña con el vaivén de aquel columpio medio oxidado, marcando el tempo de su vida desde aquel día.

Yo respondo: REAL

Anuncios

Un pensamiento en “Real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s