Riña del pacará y la sierra

(por Magdalena Biota)

Veo pasar la selva
Por el aserradero
Dicen que por lo menos
Y mal que mal me contento
El viento absorbe las ramas

Ojos de liebre aturdida de cara a la luz

Timbó-piutá, pacará, oreja de negro

A lo mejor Manuel
Allá nos vaya bien

El silencio es memoria
Cincela la canción
El tiempo y la selva
Pasan por la sierra

Vemos deshacerse en la sierra
Del amansadero
Los sueños, las ramas, los campos
Abrumados y por lo menos
El tronzador zumba reñido
En la madera del timbó

Timbó-piutá, pacará, oreja de negro

Vamos a meterle Perú
Cortala con tanto sebo

Que la lluvia se trague a sorbos
Este río de voz y madera

Madera comiendo los dientes
Los dientes gastando la madera

Evocación de lo que pierdo & recupero entre bolsillo & bolsillo

(por Akore)

Cuando pienso en el misterio de la noche,
imagino el misterio de tu cuerpo,
que es sólo una manera de ser de la noche.

(Jaime Sáenz)

Evoca el mar lo que la prístina luz. de luna
pellizca
refuerza
& el saxo alto
con su alta cola, nebulosa metrópoli:
evoca, magia:
/ pintores nimbados / de barro.
& susurras el jazzzzz
baterista que vigila
trompeta que se zambulle por el transitar del consuelo
al frío, floración de colchón que en párpado mira, hacia los niños.
/ Madre,
qué máquina de escribir acabará con el sonido desdibujado
& frívolo de las calles
& teñidos & vencidos
tierras de la plaza errante
zumbamos frente al
tuétano & la computadora
/ radio, cúbito, página /
cosmología del agua,
indicativo, presente, señal de tráfico
espejismo & entelequia del atlas
pieza primaria de las piedras.
/ Vendrá el poeta con su suite de trópico & llegará como llegan los alivios
en clave de tropa desjuiciada
en clave de bolero
o de arrabal que abrace bien
como un tropos
pasión que nos remonte al ático de la piel
que retuerza los visos de la molécula
célula que desintegre tu vientre pulido
& agarre lo hermoso & delirante
aspavientos de una luz.
/ Cuerpo.
formas, fotos pensantes que me lleven a tu nido
penetrante / ardid / espíritu
órganos que recorrer por el arrabal
de los vértices que devoran la mano.
/ Sabedora. mordedora.
suave. la noche,
la noche
suave, es la noche.
/ La noche es suave & la noche nos enferma
& rizos, vaivenes,
el libro acurrucado se levanta
& sin embargo,
refrescas la orilla de la dádiva.
/ Si te dijera Hamor mío,
elehgía cálida.
/ Hinmensa.
Tu seno desnudho.
Resucita en párpadho.
Qué armonhía de fauces
La soledad no esthá aquí
Tu monte de Vhenus esconde lah solehdad,
& salhe
Se desvhiste
Te levahnta.
/ Al fin hunidos por la rueda & el hilo.

Ecos

(por Akore)

La poesía entra en el sueño
como un buzo en un lago.

Roberto Bolaño

 

punzante & eléctrico / el pezón / que existe en la braga / bajar tu palabra tropical / cuerpo prometeico / gimoteos / líquidos & voces duchadas / sobre un océano mentolado. / soplos largos que tracen / muslos caricias en zigzag que incendien / & acaben en timbres / en ardides / en el entreacto del abrazo vibrante / en el tacto lunar del lazo de la entelequia. / dedo que abre & vuelca la esencia de la vulva / ni tuya ni mía / oscilante de la vida de nuestras pieles / contrarias. / en los cometas mixtos / del ala & la trenza / apuntas al himno / & sacudes lo mío / mi señal íntima / espejo de desnudos que vienen en vientres / como un timbal que seca la piel & la tensa / en función, en silencio / en nuestras células impeles. /

por las calles / minotauros & querubes / vagando / germinando en tu pubis / & el daimon / jazz en arco al son desde el que navegan los aros a modo de swing / besas los cuerpos ya blancos de la sombra / que se esparcen cual harem matutino entre los dedos. / los tus pechos / en nave oriunda huyen / de valores / de juicios / de leyes. / & los círculos de las orquídeas / que alimentan & ahuyentan a los mortales / reviven en el arte obstinado de la veleta. / mientras, el cuello aprieta el collar / danza la tesis / la antítesis / entre el colmenar de la raja bailas / & la aurora tupida de la noche el día / indaga en tu boca / niña & aura / de dientes que acarician el líquido espeso & lo enardecen. /

& tú / lengua & madre / dueña tú de tus nombres / sílabas cautivas visiones / paladares / tambores / arcas áulicas de la estela arrollada / tus senos se cubren de huellas, de cuerdas / recuerdas? / tus mimos zarcos pasan de nuevo a través del corazón / disfrazan la prudencia / que vive más allá / en la pintura / en el metacuadro / nuestra mezcla infantil & perfecta / del entreacto de la membrana que exhibe la tela hacia la tez / piel / pieza / piel oriunda en cejas que se estrellan contra el aire / & Ouróboros / destino cilíndrico / reflejo del reflejo / íntimo del reflejo que te guía & me desteje / cual Penélope que cose del revés / trepando por el amor del lienzo / hiedra misteriosa forma la del agua / laberinto & soma / espiral / viaje & balancín / música de fondo reverbera. /

serás sexo / & tus cuadros mis cuadros / agarro & despojo / asesino maestro adoro los sublimo / los pergeño / los injurio / porque lo dual también me pertenece / me lleva a los días / & tú conduces la noche / & en el adiós el vaivén se impone / el adiós / tu espalda boca / membrana / lengua / flor de oro & barro / impone la yema que te inunda / & anuncias el sentido / el sabor / como un meteorito exhalando / siete días / verbos de Circe / & desciendes & al amor extrañas / refugiados los hálitos en tu profundo roce / miembros / albores saturados / lo de adentro / efímero como el amanecer de la roca tuya / anhelo & verdad / emanación del hueco fresco que enrojece / en tramo sutil acabas / en eternos líquidos / líquidos infiltrados en la cópula / paréntesis del día / otredad / cosidad / la unidad / única / salida sacrificio de la membrana / adiós también / cicatriz que encuentra en el frío la ofrenda de la hormona / que tiembla / vibra / & nada en el vacío / unidad que interpola el sonido íntimo de la luz & sorprende en ecos / en caos / en sol / luna / versos & sones / la luz del todo.

Oscar, tan callando

(por Magdalena Biota)

No era Oscar Wilde,
pero era Oscar de Wilde,
del barrio suburbano,
al sur de la ciudad.

Y cuando lo recuerdo,
alguien me susurra
amorosa y burlonamente:
Here comes his Majesty, the King”.

Quejumbroso.
Borracho.
Fumador empedernido.
Seductor.
Con una cédula de identidad
con todas las de la ley
y otra con las de su propia ley,
que decía: “Estado civil: soltero”.
Lleno de miedo a la muerte,
a la enfermedad,
a la separación,
con una gran astucia
o simple inconsciencia,
y esa antena que lo hacía parecer psíquico.
Dos días antes de morirse,
le dijo a un cliente:
“En dos días, me muero”.

Así era mi viejo,
his Majesty, the King.

Nostálgico,
había consagrado dos espacios:
la infancia y la adolescencia.
Cada uno regido
por una divinidad femenina
a la que veneraba.
La primera novia
(que lo había abandonado a los diecinueve años)
ocupaba el lugar privilegiado
en el templo de la adolescencia.
Y la madre
compartía con él
ab origine
el ritual del té
cuando todos dormían y él,
consejero de las noches insomnes,
había desplazado el lugar del padre.
La diosa lo mimaba eternamente
con desayunos y almuerzos en la cama
y todo tipo de encantos
que convierten a cualquier hombre
en un malcriado,
his Majesty, the King.

Por mucho tiempo luché
con tenacidad
para instaurar un nuevo espacio,
el nuestro,
convertirme en la diosa de la adultez y los hijos,
consagrarme y consagrarlo
en el espacio de reconocimiento del otro.
Pero fue rotundo el fracaso.

Así era, Oscar, the wild.

Sinestesia

(por Akore)

El color mate de la noche autoriza
los gemidos gloriosos y divinos del amor
(Jack Kerouac, Big Sur)

en lo oscuro & concreto de la tierra /el flujo / manantial, asteroide, motor/ misterioso del sonido de la fibra íntima /signo & origen fugaz / va ondeando / los auras tú / cuerda húmeda & a su vez molécula de la gota / convertida en nimbo que evoca la leyenda &el mito./ Con su larga cola / la imagen / desprende elementos /en remolino / símbolos de cometas atomizados cual Mercurio / dios / con sandalias de daimon. Boca abajo, lánguido equilátero / desnudo, inmutable & húmedo/ cristaliza el triángulo/ fábula o tesoro de la supernova / que roza & quema./ & lo sagrado siempre vuelve a ti / en mí / sereno / pretexto horizontal / del tótem. / & mientras /entre el somier & el colchón/ orientas la pared / & los minotauros en cuerpo/ en éter / excitan / & entonces en busca de la calle agrietan la piel que germina en el portaviones / & el aire vence con gélida sonaja & respalda la renuncia / que en jungla se ampara en la guarida./ Metales brotan / círculos / precarios / orquesta sin quietas que formulan la locura. / En el repaso de los días / telas antiguas guerrean & la epidermis conquista en flotador & laberinto / membrana, ranura en la frontera de los siempres / recuerdo de los pasos / frontera /ese límite extraño / que tropieza & abre / como abre el poema la piel / & la convierte en el detalle de la estrella / en el destello de la brisa unida / en pequeña luna arrojada al seno que abrazas en piano // ése que se diluye al compás & te desabrocha en la onda de la noche / fragmento de un reflejo que en la arena palpita / distinto / anarquista, que eternamente te agarra & te unge &te anochece / distraído / despierto / de barro / trinando / amante/ te estremece. / & en la excitación de la luz apuras la pieza / envuelta en crisantemo / oculta en la esfera sagrada de tu ennegrecido vientre. / Allá tropos / acarician / al tiempo / paladares / infrapoemas / quince corazones de hálito / aroman / & me inclino oblicuo hacia tu labio / en mirada de forma o ranura que detrás de la presencia del verbo / tripula a la contra / en la cortina. / &hay un espejo de nuevo/ un espacio doble / que preexiste a la exhalación & la hace dual / ánima del éter que por los orificios nasales sale / mientras Índigo silencioso & preciso en vínculo/ al oráculo / preñado de refugios / rápidos refugios de una madrugada de timones / saluda./ & los juncos meditando / perciben el olor a huerto /& los geranios / orgásmicos, que el poema acorta: con los pies disueltos / aprieta, resuelve, anuda / deambula por los patios del flujo / el mar/ en agua velada todavía /que será de verde enrojecido/ aún / será /todavía / es/ agua anegada en busca de todavías disonantes / sinestesia / que todo lo apura en negro terciopelo cual tecla/ convulsión de estrella / que todo lo atrae, que todo lo cubre de sonido / cual poema de un sólo verso en lacorriente / esperanza última del fragmento/ que es exploración & negación de su propia búsqueda.