Cinco semanas

(por Carlos Ann)

Fueron casi cinco semanas que vivimos en el edén
Nos cambió la forma de percibir el mundo y de actuar en él
Fuimos un par de cobardes, cada uno tenía una vida marcenada
Y ante el temor del suicidio de otros decidimos amarnos por última vez

Eres una estrella fugaz que se detuvo en mi puerta
Y que la han venido a rescatar a la fuerza
Y sé que ha valido la pena llegar hasta aquí
Por solo haberte tenido un instante
que instante más inalcanzable…

Tuve la esperanza que la despedida se arrepentiría
Y que el timbre de mi casa volvería a sonar
Fueron casi cinco semanas que vivimos en el edén
Fuimos un par de cobardes, decidimos amarnos por última vez

Eres la envidia de los ángeles que han venido a buscarte
No soportaban verte tan feliz
Y sé que tengo que levantarme de esta cama
Que ahora es triste y grisácea
Todo me recuerda a ti, a ti…

Voy cambiando sin cesar los canales del televisor
Esperando una señal que calme al dolor
O algo doloroso que me acerque a ti
Contigo he descubierto que soy un tipo débil
Yo que siempre había ganado las batallas,
El sol… el sol… no volverá a brillar en Camelot

Y hoy, que se me lleve el agua
y en el fondo del mar nos encontraremos
Y un segundo después de que haya muerto
Espero ese beso que nos permita estar
Siempre juntos
Siempre juntos
Siempre juntos
Siempre juntos