Principiantes absolutos

(por David Bowie)

(adaptación por Manuel Vargas)

No tengo demasiado que ofrecer,
no hay demasiado que tomar.
Soy un principiante absoluto
pero estoy absolutamente cuerdo.
Mientras estemos juntos
el resto se puede ir al infierno.
Te amo absolutamente,
pero somos principiantes absolutos.
Con los ojos totalmente abiertos,
pero nerviosos de todos modos.

Si nuestra canción de amor
pudiera volar sobre las montañas,
pudiera reírse del océano,
como en las películas…
No hay razón
para sufrir en los malos tiempos,
para imponernos límites.
¡Es absolutamente verdad!

Nada más puede suceder,
nada que no podamos derribar.
Somos principiantes absolutos,
sin demasiado en juego.
Mientras estés sonriendo
no necesito nada más.
Te amo absolutamente,
pero somos principiantes absolutos.
Pero si mi amor es también el tuyo,
saldremos adelante.

Si nuestra canción de amor,
pudiera volar sobre las montañas,
navegar sobre las penas
como en las películas…
No hay razón
para sufrir en los malos tiempos,
para imponernos límites.
¡Es absolutamente verdad…!

Tiempo perdido

(por Renato Russo)

(traducido y adaptado del portugués por Manuel Vargas)

Cuando me despierto cada día
ya no tengo el tiempo que pasó
Pero tengo mucho tiempo
Tenemos todo el tiempo del mundo

Todos los días, antes de dormir
recuerdo y olvido como fue el día
siempre delante
No tenemos tiempo que perder

Nuestro sudor sagrado
es más bonito que la sangre amarga
Y tan serio, y salvaje, ¡salvaje!

Ve el sol
de esta manañana tan gris
La tempestad que llega
Y da color a tus ojos… castaños

Entonces me abraza fuerte
y me dice una vez más
que ya estamos distantes de todo…
Tenemos nuestro propio tiempo
Tenemos nuestro propio tiempo
¡Tenemos nuestro propio tiempo!

No tengo miedo de la oscuridad
pero deja la luz encendida ahora
Lo que fue escondido
es lo que se escondió
y lo que fue prometido
nadie lo prometió
Ni fue tiempo perdido
Somos tan jóvenes
Tan jóvenes
¡Tan jóvenes!