Codicia

(por Virudes Montoro)

Avaricio tu cuerpo, tu suave piel
resbalando en la mía. Tu piel:
mapa memorizado en sal
Avaricio ese pálpito lingual en mi saliente
ritual-despertador de nuestros instintos

Avaricio tu sencilla desnudez,
la decadencia de alientos,
nuestras miradas perdidas que se buscan,
tu nuca abierta a mí,
la fragilidad de esa ascensión momentánea
que nos traslada al cuerpo del otro,
donde morimos, en vida,
donde vivimos un instante, en muerte

Anuncios