Atzures

(por Magdalena Biota)

“Hay aquí un papagayo
Que conoce algunas palabras del idioma.”
Roa Bastos

Vi la vulva,
La tierra atizada para la zafra.
Un torrente de semillas
Caía con toda la crueldad 
De la primavera
Sobre los márgenes del río.

Descubrí mi rostro,
Blanco como plantación,
Primero flor en verano,
Grande, solitaria
Y de pétalos radiales.
Fruto después,
Cápsula ovoide,
Con una promesa, en la piel
Que busca el roce de las espinas.

La cosecha llegó en otoño,
Y paladeé
Saliva, sudor y semen
(De lo más dulce),
Hasta echar rocíos
En el desconcierto de las esquinas.

Así conocí la serie de disfraces:
Tuve miedo y hambre,
Sentí amor,
Odié
Y busqué sin encontrar.
Fui tierra para la siembra,
Agua para la semilla,
Fuego para el deseo,
Aire para los labios.
En el espacio entreabierto
De ventanas sin cortinas,
Descubrí el fruto maduro.
Conseguí éter para la palabra y luz para la visión.
Y fui libre:
Libre de audaces temores,
De miedos legítimos
Libre de dichas.

Ahora es invierno.
Como todos los atzures,
Oigo el vuelo
De las golondrinas que pasaron,
Huelo el blanco de las plantaciones,
Y es posible que haya muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s