Quello che non c’è

(por Manuel Vargas)

Te fuiste sin tu ausencia.
Ella se ha quedado junto a mí
en todas tus miradas,
en todas tus sonrisas.

Sus ciegos labios murmuran despacio
borrosos anhelos, disueltos en el recuerdo.

Me mece en un abrazo de desnuda suavidad,
y su beso perfumado roza apenas mis cabellos,
hablándome de una perla de dos corazones.

Cierro los ojos y tiemblo en la oscuridad.
Olvidado, floto a la deriva en el vacío
como un astronauta muerto en el espacio.

Duermo solitario allá lejos,
donde la negra inmensidad del océano.

Te fuiste y me dejaste tu ausencia.
Ella se ha quedado conmigo,
en el páramo devastado de mi pecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s