Llego al borde del abismo

(por Manuel Vargas)

Llego al borde del abismo
y escupo este poema.

Hablo de santos, de pecados, de erecciones
(unas pupilas amarillas crepitan en la calavera).

Hablo de un río mudo, de decapitaciones
(un beso de ceniza polvorienta).

Hablo de una lengua viscosa, de palpitaciones
(una mano de cinco garfios).

 

Llego al borde del abismo
y regurgito este poema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s